Universidad La República abre sede en Coquimbo a pesar de millonaria deuda con ex académicos

Puerto CoquimboEl hundimiento financiero que vivió la Universidad La República en el año 2008 no alcanzó a provocar su cierre definitivo, pero sí determinó que ex académicos de la Región de Coquimbo todavía esperen el pago de sus sueldos. La República no ha manifestado intenciones concretas de saldar la deuda de 90 millones de pesos y a cambio, con un comodato entre manos, instalará su próxima sede en la ciudad puerto.

En noviembre de 2009, el Servicio Nacional del Consumidor (Sernac) presenta un ranking de reclamos de universidades encabezado por La República (URALE),con 12,2 quejas por cada mil matriculados. El informe también constata que esta institución educacional “habría cerrado sus puertas”, sin embargo, y ante la sorpresa del Sernac, aparece Alfredo Romero Licuime, actual rector de La República, manifestando que “ningún Tribunal en Chile ha declarado la quiebra de nuestra Universidad, y en 2009 hemos matriculado casi dos mil alumnos en todo Chile”.

Dicha confusión radica en el comunicado que difunde la Junta Directiva de La República en mayo de 2008, el cual anunciaba el cierre definitivo de la institución. No obstante, mientras el caso URALE esperaba el decreto de quiebra en el 9º Juzgado Civil de Santiago, la administración de la casa de estudios logra un acuerdo con sus acreedores a través de un Convenio Judicial Preventivo, es decir, se fijan plazos de pago entre los dos y ocho años.

urepublica

No hubo quiebra pero sí cierre de sedes, entre ellas la de La Serena. Hoy, la universidad que por años se vinculó a la acción masónica, tiene dependencias académicas en Antofagasta, Calama, Vallenar, Illapel, Santiago, Rancagua, San Fernando, San Carlos, Chillán, Concepción, Los Ángeles, Purranque, Aysén y todo indica que Coquimbo será la próxima sede a inaugurar.

María Olivia Mönckeberg, en su libro El negocio de las universidades en Chile, asegura que la errada política de expansión de la URALE fue una de las causantes de la crisis, “se comenta que las decisiones de llegar a diferentes puntos del país provenían más de deseos de las logias locales por tener una sede o abrir una carrera que a requerimientos académicos o incluso «de mercado»”. Además, señala que “un pagaré por cinco mil millones de pesos entregado al banco de Chile terminó siendo la gota que rebalsó el vaso cuando llegó la fecha del vencimiento y no había cómo pagar”.

7.000 millones de pesos habría sido la deuda de la casa de estudios según una publicación del 14 de mayo de 2008 en el diario Financiero, mientras que la revista Punto Final asegura que la institución mantenía “deudas acumuladas por 7.500 millones de pesos, según el balance que presentó la ULARE en abril pasado ante el Servicio de Impuestos Internos. Otros informes duplican el monto de esa deuda con el Banco de Chile, instituciones previsionales y diferentes proveedores, además de funcionarios y profesores cuyos sueldos permanecen impagos desde hace siete meses”.

“Desde las primeras horas de hoy se podía ver a funcionarios y profesores tratando de cambiar sus cheques en los distintos banco del centro, pero la sorpresa fue mayor cuando los cajeros de esas entidades bancarias les informaban que los documentos bancarios no tenían fondos”, publica el blog del Sindicato de Trabajadores de la Universidad La República en diciembre de 2007, espacio virtual que constata las diversas irregularidades cometidas por la casa de estudios.

sindicatourale

Sedes con líneas telefónicas cortadas y sin Internet, incluso algunas sin luz ni agua. No se pagan sueldos, mientras que a otros se les aplican descuentos de hasta el 30%. Tampoco se cancelan las cotizaciones previsionales, en algunos casos por más de un año. No se abonan cuotas de préstamos en las cajas de compensación, menos cuotas sindicales que alcanzan casi el millón de pesos.

En el caso de los estudiantes, además de ver interrumpidas sus carreras, muchos terminaron en Dicom por el desorden financiero y los cobros adelantados de cheques. “El drama de los estudiantes de la Universidad La República en la Región de Coquimbo” titula El Observatodo el 3 de junio de 2008, la sede La Serena se encontraba tomada por los estudiantes desde mayo y sus peticiones eran tajantes: su reubicación, la devolución de sus dineros y el cierre definitivo de la sede.

¿Un nuevo polo de desarrollo para la educación superior?
En enero de este año, ex académicos de la Universidad La República son convocados virtualmente a una reunión con representantes de La República para conversar sobre los sueldos impagos. Sin embargo, una vez reunidos en la Casa de la Cultura un jueves 2 de febrero, el rector de la URALE sorprende a los profesionales anunciando la instalación de una sede en Coquimbo, y ante este nuevo panorama los invita a reincorporarse a la institución “para que juntos saquemos adelante este proyecto educacional”. Respecto a las deudas, saldarlas en el camino.

Angélica Pérez asistió al encuentro esperando conseguir una solución a los más de dos millones y medio de pesos que le deben luego de ejercer como profesora de filosofía entre 2005 y 2010. Pero Angélica concluye que el único objetivo del encuentro fue “pedirnos que por favor les permitiéramos trabajar tranquilos”, en otras palabras: sin funas. La deuda total sólo con los ex académicos alcanza los 90 millones de pesos, según un informe que conserva Máximo Olivares. Máximo impartió los ramos Metodología de la ciencia y Bases biológicas del conocimiento en las sedes de La Serena, Illapel y Vallenar, y sus sueldos pendientes suman $2.092.100, sin contar los viáticos ni las cotizaciones previsionales.

“Cada vez que preguntábamos a la administración sobre la crisis financiera la respuesta fue la misma: todo está bajo control”. Angélica y Máximo recuerdan con desagrado y tristeza sus experiencias en La República. No se trata sólo de dinero, dicen, sino de las injusticias vividas, de las

casonaencomodato

Casona entregada en comodato a U de La República por el municipio de Coquimbo

mentiras y la constante incertidumbre respecto del pago de sus sueldos. Ellos están dispuestos incluso a una cancelación por cuotas, pero a pesar de que Romero se comprometió a entregar una propuesta de pago a principios de marzo, hasta la fecha no han recibido proposición alguna. Situación que contrasta con la noticia publicada por el diario El Día, la cual anuncia el regreso de La República a la Región de Coquimbo y con ello afirma que “todas esas deudas hoy se estarían saldando, según informan las autoridades del nivel central”.

La casa de estudios comenzará el proceso de admisión en diciembre, para iniciar el año académico en marzo de 2013 en una casona que la municipalidad de Coquimbo le cedió en comodato por 30 años. El inmueble es conocido como la Casa de los Tres Balcones y se sitúa al lado del inaugurado Centro Cultural Palace. Según el municipio, la sede La República “puede servir de polo de desarrollo para la educación superior en el centro de nuestra querida comuna y complementar la oferta educacional que mantienen otras prestigiosas casas educacionales”.

(A modo de reflexión) privados hacen y deshacen con nuestra educación
El 3 de julio venció el plazo para que 173 instituciones de educación superior entregaran sus estados financieros al Ministerio de Educación (Mineduc), 17 instituciones no lo hicieron y 28 proporcionaron información incompleta, entre ellas la Universidad La República. Si a esto le sumamos la millonaria deuda con ex académicos y la búsqueda de la URALE en el Foro Chileno de Consumo y Ciudadanía, reclamos.cl, definitivamente la situación de La República continúa inestable. El reclamo más actual fue publicado el 25 de mayo de este año, el cual asegura que en la sede San Carlos “se quedan sin clases por embargo y retiro de especies producto de deuda con Municipio desde el año 2007”.

Las leyes chilenas confieren plena autonomía a la educación privada, es decir, una vez que las instituciones consiguen el licenciamiento pueden otorgar toda clase de títulos y grados, impartir nuevas carreras, abrir o cerrar sedes, etc. Para obtener el licenciamiento, las casas de estudios deben demostrar que son capaces de desarrollar el proyecto que ellas mismas definieron por un periodo de seis a once años, bajo la inspección del Consejo Superior de Educación. La socióloga María José Lemaitre plantea en el libro La privatización de las universidades: una historia de poder, dinero e influencias, de María Olivia Mönckeberg, que “si yo prometo poquito, hago poquito, me certifican la autonomía. Mientras más prometo, más me van a pedir y más me va a costar tener la autonomía. Entonces prometo bien poco, me aguanto seis años haciendo cosas chicas y en el minuto que tengo la autonomía, hago lo que quiero”.Informe Mineduc

Asimismo, el subsecretario de Educación, Fernando Rojas, declara en el sitio web del Mineduc que “hoy el Ministerio tiene atribuciones limitadas en este ámbito (regulación de la educación superior), es por eso que con la aprobación de la Superintendencia tendremos mayores facultades que nos permitan establecer nuevas infracciones y mayores sanciones”. Pero ni la fiscalización dura ni los nuevos y más severos castigos garantizarán una educación justa que respete los derechos de todas y todos los que integran un espacio educativo, porque el problema es estructural. Si el sistema no cambia, las irregularidades persistirán.

La privatización de la educación superior ha tenido resultados muy positivos para algunos, especialmente para quienes tienen el poder económico en Chile. Proyectos educacionales dirigidos a familias pudientes, con potentes inversiones y costosos aranceles. En cambio, otros han visto pisoteados sus esfuerzos por conseguir mejores oportunidades en un sistema cada día más perverso. Para muchos, la única posibilidad de acceder a la educación superior es mediante instituciones que, como la Universidad La República, desembocan en crisis financieras o en múltiples faltas, demostrando, una vez más, que en Chile existe un pequeño grupo de privilegiados y un sinfín de abusados, todos y todas bajo el imperio del lucro y la desregulación.

Por Constanza Castillo Montroni.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s